Contact Us

Use the form on the right to contact us.

You can edit the text in this area, and change where the contact form on the right submits to, by entering edit mode using the modes on the bottom right. 

           

123 Street Avenue, City Town, 99999

(123) 555-6789

email@address.com

 

You can set your address, phone number, email and site description in the settings tab.
Link to read me page with more information.

Canya_viruta.jpeg

Blog

Artículos y noticias sobre el mundo del Oboe

Lengüeta plana

Jose Ortega

Es interesante experimentar con diferentes lengüetas y sus posibilidades de raspado.  

Una buena manera de experimentar por nosotros mismos las características de cada raspado, y el tipo de sonido que produce, sería dedicar algún tiempo a raspados muy diferentes de caña.

Normalmente siempre partimos de un raspado que nos gusta, y a partir de ahí realizamos los ajustes hasta conseguir una caña lo más equilibrada posible a nuestros gustos. Lo que ocurre, es que de esa forma es muy complicado saber en que influye cada parte de la caña. Al partir de un modelo definido, modificamos cada parte sin saber realmente del todo, en que afecta al sonido cada una de ellas. Esto pasa porque lo que buscamos es que la caña funcione lo mejor posible sin llegar a estropearla. Voy a proponer una idea diferente:

Montemos unas cinco cañas para probar un raspado diferente en cada una de ellas. 

  1. Raspado corto quitando mucho de la punta y poco de la parte de atrás. Hasta conseguir que la caña vaya fácil.
  2. Raspado medio manteniendo la columna central prácticamente igual desde la parte trasera hasta la parte delantera.
  3. Raspado largo quitando mucho de la parte de atrás de la caña.
  4. Raspado corto haciendo una punta muy larga, y quitando menos de la parte de atrás.
  5. Raspado medio quitando mucho de las vías y dejando la parte central de la caña prácticamente sin tocar.

Con cada una de estas propuestas, nos esforzaremos en raspar bastante cada una de las zonas que pretendemos experimentar, aunque esa zona no sea la apropiada para los gustos nuestros. De tal manera que podamos discernir cada parte de la caña, los efectos que produce raspar cada zona y así tener una idea más clara de todo el proceso.

Después de todas estas pruebas, anotaremos los resultados de cada modelo con sus caracteristicas y peculiaridades, para poder crear así un archivo de referencia que nos pueda servir de ayuda, para  poder modificar y adaptar nuestras cañas según nos convenga. 

Más estudio menos cañas

Jose Ortega

Aunque este título pueda causar algo de confusión, voy a intentar explicarme un poco más:

Cada uno de nosotros tenemos nuestras preferencias, costumbres y gustos propios sobre la manera de confeccionar y retocar las lengüetas de oboe. Pero si algo tenemos en común todos los oboístas es el tiempo que dedicamos a la preparación de nuestras lengüetas y la de nuestros alumnos. Por ello, con esta entrada pretendo retomar de nuevo la idea de olvidarnos un tanto de las lengüetas y simplemente estudiar más tiempo. 

Aunque pueda parecer algo contradictorio, en un blog dedicado en gran medida a la fabricación de cañas de oboe, pienso que es bueno pensar un poco en esta cuestión. Nos tenemos que dar cuenta que la mayoría de nuestros problemas con las cañas se sintetizan en uno solo: falta de estudio.

Cuantas veces oímos las horas que dedican algunos instrumentistas de cuerda o de piano al estudio diario, o incluso en más de una entrevista a grandes intérpretes dejan notar que si han llegado hasta donde están, es por la cantidad de horas de estudio que acumulan a lo largo de su vida. Esto es así, pocos secretos hay en el mundo de la música.

Pues entonces apliquemos esto a nosotros mismos y dejemos de darnos excusas para buscar la caña perfecta. Esto es un mito, simplemente no existe. Dejemos progresivamente de dedicar tanto tiempo a las cañas y más al estudio. Seguro que los resultados aparecen rápidamente.

Espero vuestros comentarios. 

 

Adaptarse a una lengüeta

Jose Ortega

 
Figura 1

Una cualidad que debemos desarrollar todos los oboístas, es la capacidad de adaptarnos a una caña sea cual sea su sonoridad. Esto no quiere decir que toquemos con cañas malas y no nos preocupemos de su fabricación, si no que al ser la caña por su propia naturaleza un material natural con tendencia a cambiar en su sonoridad y reacciones, debemos pues intentar adaptarnos a ella en vez de perder demasiado tiempo  probando otra o retocar demasiado la que tenemos.

Dicho esto, durante mucho tiempo mi forma de trabajar ha sido ir practicando en casa con diferentes cañas y reservar las buenas para ensayos y conciertos. Normalmente uso unas cañas para estudiar y otras para ensayar en grupo o conciertos.

Observando la manera de usar las cañas que tienen mis alumnos (siempre se aprende de ellos) decidí probar una manera diferente en mi forma de usar las cañas. La idea es preparar dos cañas poco a poco y tocar con ellas durante aproximadamente un mes. Tocar tanto en casa como en cualquier otro sitio. Por ahora llevo sólo unas tres semanas, pero la experiencia está resultando bastante interesante, ya que el nivel de adaptación que se puede conseguir es bastante alto, y aunque la caña no sea perfecta esa parte se puede suplir al estar acostumbrados a ella. Cuando lleve algún tiempo más escribiré aquí mis conclusiones y así podré ofrecer una idea más contrastada del método.