Lengüeta plana

Es interesante experimentar con diferentes lengüetas y sus posibilidades de raspado.  

Una buena manera de experimentar por nosotros mismos las características de cada raspado, y el tipo de sonido que produce, sería dedicar algún tiempo a raspados muy diferentes de caña.

Normalmente siempre partimos de un raspado que nos gusta, y a partir de ahí realizamos los ajustes hasta conseguir una caña lo más equilibrada posible a nuestros gustos. Lo que ocurre, es que de esa forma es muy complicado saber en que influye cada parte de la caña. Al partir de un modelo definido, modificamos cada parte sin saber realmente del todo, en que afecta al sonido cada una de ellas. Esto pasa porque lo que buscamos es que la caña funcione lo mejor posible sin llegar a estropearla. Voy a proponer una idea diferente:

Montemos unas cinco cañas para probar un raspado diferente en cada una de ellas. 

  1. Raspado corto quitando mucho de la punta y poco de la parte de atrás. Hasta conseguir que la caña vaya fácil.
  2. Raspado medio manteniendo la columna central prácticamente igual desde la parte trasera hasta la parte delantera.
  3. Raspado largo quitando mucho de la parte de atrás de la caña.
  4. Raspado corto haciendo una punta muy larga, y quitando menos de la parte de atrás.
  5. Raspado medio quitando mucho de las vías y dejando la parte central de la caña prácticamente sin tocar.

Con cada una de estas propuestas, nos esforzaremos en raspar bastante cada una de las zonas que pretendemos experimentar, aunque esa zona no sea la apropiada para los gustos nuestros. De tal manera que podamos discernir cada parte de la caña, los efectos que produce raspar cada zona y así tener una idea más clara de todo el proceso.

Después de todas estas pruebas, anotaremos los resultados de cada modelo con sus caracteristicas y peculiaridades, para poder crear así un archivo de referencia que nos pueda servir de ayuda, para  poder modificar y adaptar nuestras cañas según nos convenga. 

Más estudio menos cañas

Aunque este título pueda causar algo de confusión, voy a intentar explicarme un poco más:

Cada uno de nosotros tenemos nuestras preferencias, costumbres y gustos propios sobre la manera de confeccionar y retocar las lengüetas de oboe. Pero si algo tenemos en común todos los oboístas es el tiempo que dedicamos a la preparación de nuestras lengüetas y la de nuestros alumnos. Por ello, con esta entrada pretendo retomar de nuevo la idea de olvidarnos un tanto de las lengüetas y simplemente estudiar más tiempo. 

Aunque pueda parecer algo contradictorio, en un blog dedicado en gran medida a la fabricación de cañas de oboe, pienso que es bueno pensar un poco en esta cuestión. Nos tenemos que dar cuenta que la mayoría de nuestros problemas con las cañas se sintetizan en uno solo: falta de estudio.

Cuantas veces oímos las horas que dedican algunos instrumentistas de cuerda o de piano al estudio diario, o incluso en más de una entrevista a grandes intérpretes dejan notar que si han llegado hasta donde están, es por la cantidad de horas de estudio que acumulan a lo largo de su vida. Esto es así, pocos secretos hay en el mundo de la música.

Pues entonces apliquemos esto a nosotros mismos y dejemos de darnos excusas para buscar la caña perfecta. Esto es un mito, simplemente no existe. Dejemos progresivamente de dedicar tanto tiempo a las cañas y más al estudio. Seguro que los resultados aparecen rápidamente.

Espero vuestros comentarios. 

 

© 2016 Oboepalas

Theme by Anders NorenUp ↑