El equilibrio de la caña II

Voy a dar unas nociones básicas en esta entrada para conseguir un ajuste correcto de la lengüeta de oboe. En un artículo anterior escribí sobre la importancia del equilibrio en el sonido, y esto debe ser nuestra principal referencia cuando raspemos una caña de oboe. Es muy importante este aspecto más allá del sonido que produce la caña. Con ello, no me entendáis mal, no quiero decir que no sea importante el sonido, por supuesto que lo es y mucho. Pero lo que trato de decir es que si una caña está equilibrada en todos sus registros, el paso más importante ya lo tendremos hecho. De tal manera puedo decir, que una buena caña siempre estará bien equilibrada, pero una caña que sólo suene bien, no quiere decir que lo esté.

En un primer momento, los alumnos se empeñan en conseguir cañas con un sonido bonito, pero esto realmente no lleva a conseguir buenas cañas. Sin embargo si buscamos proporcionar la caña conseguiremos con mucha más facilidad un buen resultado.

Como paso inicial para la realización del raspado de la caña de oboe, uso como referencia la punta de la caña. En esta parte de la lengüeta es donde prestaremos mayor atención inicialmente.

Antes de empezar el raspado tengamos presente que el atado ha sido realizado correctamente, estos es:

  • Atar hasta el final del tudel, no sobrepasarlo.
  • Si la pala es muy ancha respecto del tudel, debemos atarla un poco más larga 74-75mm. Esto es importante para minimizar los riesgos del despalado posterior de la caña.

Las medidas que indico en el dibujo de abajo son medidas de referencia con una caña cortada a 72mm total. Esta medida la realizaremos desde el tudel hasta el principio de la punta. La indicación que dejo de 71mm es donde empiezo a raspar la punta antes de cortar a 72 (por tanto la longitud de la punta será de 1mm aproximadamente). Toda la parte de la punta (amarillo) que queda hasta el final de la caña la rasparemos mucho más fina que el resto. Pero con mucho cuidado ya que la podremos romper fácilmente.

Posteriormente realizaremos la parte trasera, conservando el corazón de la caña (parte central roja) mucho más consistente que las vías laterales que quedan blancas. Es importante que esta referencia del corazón de la caña quede muy clara, ya que de lo contrario si nos pasamos en esta parte central la caña resultará con un sonido y una afinación defectuosos.

Yo normalmente no me suelo guiar por medidas de espesor, pero si se pueden tener unas medidas de espesor básicas en un primer momento.

Medidas de espesor de referencia

Con la ayuda de un micrómetro podemos obtener las medidas para saber hasta donde debemos o podemos raspar, cada una de las partes de la caña. Estas son las medidas que yo uso aproximadamente:

Punta de la caña: normalmente dejo la punta de la caña de 1mm de larga y con un espesor de unos 0,08 a 0,10mm.
El corazón de la caña en su parte inicial (justo después de la punta) entre 0,30 a 0,35mm.
El corazón en su parte trasera (donde se forma la U) lo dejo en unos 0,50mm.
Las vías laterales al corazón no las mido, simplemente voy rebajando más hasta que el sonido es lo suficientemente fácil.
La distancia total del raspado desde la punta de la caña hasta la U es de unos 10mm a 11mm.

Estas medidas siempre son aproximadas, pero son una buena referencia como base. A partir de este momento voy a ir comentando que ajustes hacer para conseguir adaptar la caña a nuestra forma de tocar.

Ajustes o retoques de la lengüeta

Cuando ya tenemos la lengüeta en las medidas aproximadas arriba descritas, la caña debería emitir ya un sonido. Si nos cuesta hacerla sonar y la apertura de la caña es razonable, entonces rasparemos de forma general por toda la superficie de la caña, respetando como ya he dicho el corazón. Es importante que esto lo hagamos de una forma muy suave y proporcionada, ya que si nos pasamos ya no habrá vuelta atrás.

Soluciones a problemas comunes:

La caña suena demasiado estridente:

Cuando tenemos este problema la forma normal de actuar será rebajar los laterales de la caña, -los bordes donde se tocan los dos extremos de las palas-. Esta operación es peligrosa y debemos tener mucho cuidado ya que si nos pasamos dejaremos la caña sin resonancia, y con un sonido muy “ahogado”

La caña suena fuerte en los graves:

Nos cuesta emitir las notas graves y suena demasiado alta de afinación. Entonces debemos rebajar la parte de atrás de la U. También con mucho cuidado, y comprobando el sonido cada pequeña modificación. También puede funcionar bien quitar se las vías de la parte de atrás sin quitar casi del centro. Si con estas operaciones  vemos que no obtenemos resultados y la caña continua con una afinación alta, probaremos a alargar algo más el raspado haciendo la U un poco más larga.

En próximas entradas seguiré explicando más trucos sobre el retoque de la lengüeta.

vias

En esta imagen podemos observar un raspado típico realizado por mi. En él podréis observar el corazón central y la punta de la caña.

 

punta

Raspado de la punta

 

corazon

Corazón central

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s