Adaptarse a una lengüeta

 

 

Una cualidad que debemos desarrollar todos los oboístas, es la capacidad de adaptarnos a una caña sea cual sea su sonoridad. Esto no quiere decir que toquemos con cañas malas y no nos preocupemos de su fabricación, si no que al ser la caña por su propia naturaleza un material natural con tendencia a cambiar en su sonoridad y reacciones, debemos pues intentar adaptarnos a ella en vez de perder demasiado tiempo  probando otra o retocar demasiado la que tenemos.

Dicho esto, durante mucho tiempo mi forma de trabajar ha sido ir practicando en casa con diferentes cañas y reservar las buenas para ensayos y conciertos. Normalmente uso unas cañas para estudiar y otras para ensayar en grupo o conciertos.

Observando la manera de usar las cañas que tienen mis alumnos (siempre se aprende de ellos) decidí probar una manera diferente en mi forma de usar las cañas. La idea es preparar dos cañas poco a poco y tocar con ellas durante aproximadamente un mes. Tocar tanto en casa como en cualquier otro sitio. Por ahora llevo sólo unas tres semanas, pero la experiencia está resultando bastante interesante, ya que el nivel de adaptación que se puede conseguir es bastante alto, y aunque la caña no sea perfecta esa parte se puede suplir al estar acostumbrados a ella. Cuando lleve algún tiempo más escribiré aquí mis conclusiones y así podré ofrecer una idea más contrastada del método.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s