Máquina de raspado K. Ge Reeds

Hola amigos. Hace mucho tiempo que no escribo en el blog, pero aprovechando un cambio de imagen que quería darle para que tuviera un aspecto más sencillo y mejor adaptado a los dispositivos móviles (no se si os gustará), os he preparado una revisión de una máquina de raspar cañas de oboe, que creo es de lo mejor que he tenido.

Entrando al tema en cuestión. Estuve recientemente en una clase magistral impartida por K-Ge Reeds en el Aula de http://zasmusic.com. Fue una presentación muy interesante, ya que la máquina de raspado de K-Ge Reeds me llamaba bastante la atención debido al tipo de cuchilla que usa y su peculiar sistema de ajuste (tanto de la cuchilla como de toda la máquina en general) En las fotos podéis observar con más detalle las diferentes partes de la máquina. (podéis ver las imágenes a tamaño completo)

K.Ge hizo varias cañas a modo de muestra para los que estábamos en la clase. Así que todos pudimos observar la gran calidad de la máquina para rematar las lengüetas y su gran precisión en definir la punta de la caña (uno de los pilares importantes de toda máquina de raspado) dejando un pulido general similar al acabado a mano. Para que os hagáis una idea, cuando sacas la caña de la máquina parece una caña hecha a mano, o incluso mejor.

Desde mi punto de vista este acabado es posible gracias a cuatro pilares importantes de esta máquina:

  • El diámetro de la cuchilla.
  • La forma redondeada de la placa (donde introducimos la caña)
  • El muelle que controla la cuchilla.
  • El molde.

Diámetro de la cuchilla

Como ya he dicho anteriormente, la cuchilla es redonda de un diámetro aproximado de unos 11mm. Esto hace que la zona de contacto con la caña en el proceso de raspado es muy pequeña, con lo cual la cuchilla puede definir mucho mejor que otras máquinas la forma del molde.

Otro aspecto a destacar de la cuchilla es que la puedes rotar cuando pierde el filo hasta unas cinco veces. De esta forma una misma cuchilla da un resultado de cinco.

La Placa

La placa donde se apoya la lengüeta es más redondeada que el resto de máquinas que he probado. Esto hace que la cuchilla pueda rebajar mejor los laterales de la caña. Dejando el centro más entero que los lados.

El Muelle

A diferencia del resto de máquinas, esta monta la cuchilla al aire con el único apoyo de un muelle que controla la cantidad de material que saca la caña. Pero la diferencia es muy importante, ya que el efecto en el raspado es muy similar al que produce una navaja (fijaros en las imágenes ampliadas). El muelle sirve para sacar más material de la parte de atrás del raspado.

El Molde

El molde tiene unas características muy homogéneas que van bien prácticamente a cualquier oboísta que toque con un raspado corto europeo. Se puede modificar la longitud del raspado y también se puede regular mediante un tornillo la proporción de caña que queremos que quite de la parte trasera de la caña. De esta forma podremos ajustar tanto el espesor de la punta como el espesor de la parte trasera. Además también podemos modificar la longitud de la punta de la caña.

Conclusiones

La máquina de K.Ge Reeds es una máquina para conseguir un acabado total de la lengüeta, pero a cambio tenemos que dedicarle un tiempo al aprendizaje de los ajustes de la máquina, o en su caso alguien que pueda ajustarla a nuestros propios gustos.

Es cierto que para hacer una caña vas a tardar más tiempo que en una máquina Rieger o Reeds’n Stuff. Pero a cambio vas a lograr una caña con un acabado muy superior.

 

El gubiado de una pala de oboe

En este vídeo os he grabado como realizo el proceso de gubiado de una pala de oboe. No tiene nada de especial y realmente es igual que con cualquier máquina de gubiar, la diferencia está en la máquina. Como podéis apreciar esta máquina de Frank Pere facilita mucho el trabajo ya que el movimiento del brazo es sustituido por una polea. La pala se sujeta a la cuna con un proceso de absorción de la cuna, si os fijáis la cuna tiene unos pequeños agujeros que absorben la pala para que permanezca en su sitio sin moverse.

El equilibrio de la caña

Hoy os quiero hablar de la importancia del equilibrio de la caña en el raspado. Este aspecto es para mi el principal punto que tendremos en cuenta a la hora de hacer los ajustes que creamos necesarios en la caña de oboe. Más allá de cualquier método y técnica de raspado, así como modelo que usemos para tocar, el equilibrio siempre será nuestra principal meta y nuestro camino a seguir. Para que una caña de oboe nos pueda ser fiable y útil durante mucho tiempo, es aconsejable hacerla poco a poco (incluso durante varias semanas) esto es algo que la mayoría de nosotros sabemos y que siempre recomiendan la mayoría de profesores. Este hecho es importante dado que la lengüeta de oboe es un material natural, cualquier modificación que recibe tiende a adaptarse en el tiempo. Así pues, en la medida de lo posible siempre intentaremos hacer la caña poco a poco.

Cuando empezamos en la construcción de lengüetas de oboe, tendemos a copiar otras que para nuestro gusto funcionan correctamente. Este hecho es aconsejable en un principio ya que nos va a aportar habilidad y manejo de la navaja. Pero cuando este aspecto esté mínimamente dominado es recomendable seguir unas pautas básicas y pasar a probar la caña en cada nuevo retoque. Así pues la habilidad que tenemos que potenciar será la de entender mediante el sonido que produce la caña, cual deba ser la zona de la caña a rebajar.

En próximos días iré ampliando estos datos y añadiendo truquillos. De todas formas sería interesante que dejarais comentarios en relación a que parte del proceso os cuesta más y que tipo de material usáis.

Canya transparencia

Tudeles Gualco

Desde hace una temporada estoy usando unos tudeles fabricados por Gualco, que tienen una característica particular: el interior es una pieza de madera. Esto le aporta una cualidad importante, y es que el sonido es más fácil controlarlo, no se abre tanto. Existen en varios materiales y medidas, es cuestión de gustos elegir entre un material u otro, pero en general esta cualidad de la madera es común en todos.

Tudeles Gualcon

Tudeles Gualcon

El Afilado de las Navajas

EL AFILADO DE LAS NAVAJAS
Hoy he recibido un email interesante que me ha hecho recordar algunas cosas. El email en cuestión es de un Herrero llamado Gabriel Rocamora y en el me contaba que está fabricando unas navajas para el raspado de cañas de oboe y fagot, dado que conoce a varios oboístas y le comentaron la posibilidad. Tras probar algunas de las mejores navajas para el raspado, Gabriel se dio cuenta que eran de un material demasiado blando, así que se puso a trabajar con unas hojas de más dureza. Lo explica en un vídeo que ha subido a Youtube: http://www.youtube.com/watch?v=bT9uHNaOSuk.

Estoy a la espera de poder probar una de ellas para hacer un pequeño test, mientras tanto podéis echar un vistazo al vídeo que está muy interesante.

Esto me ha hecho pensar lo que dependemos a la hora de los accesorios musicales e instrumentos  en general de proveedores extranjeros. El oboe y otros muchos instrumentos son fabricados siempre fuera de nuestras fronteras, pero no sólo eso, si no también casi todos los accesorios que en el caso del oboe son muchos. Así que siempre que aparezca algún fabricante español que decida intentar la comercialización de algún producto intentaré ayudarle en la medida de mis posibilidades y creo que si realmente se lo merece deberíamos hacer todos igual y no depender tanto de fabricantes extranjeros. Pensemos que en nuestro país la tecnología para la fabricación de muchas herramientas no se queda atrás. Puedo entender la dificultad en la fabricación de oboes, dado que no depende tanto de la tecnología y sí más de la tradición y experiencia, pero este no es el caso de muchos otros componentes como las cañas y palas, reparaciones, accesorios, etc.

Bueno, lo dicho, cuando tenga una navaja en mi mano de Gabriel Rocamora os contaré como funciona.

EL PROBLEMA DE LAS CAÑAS I

Tools and staples

Tools and staples

En estos días de vacaciones en los que nos dejamos llevar por ideas y pensamientos para mejorar algunos aspectos de los cuales el resto del año hacemos de una manera más rutinaria, se me ha ocurrido escribir algunas cuestiones que nos son comunes a todos los oboístas. Estos son simplemente ideas mías sacadas de bastantes años de experiencia, pero estaría bien que opinarais vosotros mismos de este asunto, y si hacéis las cosas diferentes que explicarais como. Como dice el refrán: “cada maestrillo tiene su librillo”:
Personalmente, el problema del oboe reside en la dificultad que requiere, discernir entre cuando el problema es del intérprete o de la caña. Voy a intentar explicarme un poco mejor: en la mayoría de instrumentos (sobre todo los que no usan lengüetas) los problemas son fácilmente relacionados con el ejecutante, debido a una mala posición de embocadura, de respiración, de emisión o mala postura frente al instrumento, etc. Sin embargo, además de este problema con el oboe debemos observar si puede ser debido al uso de una lengüeta en mal estado.

Si partimos de este hecho podemos decir que a los problemas técnicos habituales de todos los instrumentos, el oboe además tiene el problema de la lengüeta. Esto no es nuevo, es algo bien sabido y al que hay que hacerle frente de la mejor manera posible. La mejor ayuda que puede tener un oboísta que se esté iniciando en el mundo de la fabricación de las lengüetas, es tener siempre una referencia de caña bien hecha, para a partir de esta ir aproximándose.

Cuando fabricamos cañas y tocamos con ellas debemos intentar hacerlas lo más parecidas posibles y adaptarlas a nuestra manera de tocar. Todas las cañas no son igual de cómodas para todos los oboístas (no existe la caña perfecta) cada uno de nosotros nos va mejor un tipo de caña y sobre esta base debemos de trabajar para conseguir ese tipo de material.

Otro problema típico a mi parecer es el querer adaptarse a una lengüeta en fase de construcción por que nos gusta el sonido, pero que por miedo a estropearla, nos empecinamos en seguir tocando con ella cuando todavía resulta demasiado pesada. Cuando nos surge este problema y no estamos seguros de donde rebajarla, siempre es más recomendable guardar esa lengüeta para intentar retocarla más adelante. La podemos dejar unos días para volver a ella después he intentar dejarla a nuestro gusto.

También es recomendable intentar hacer cañas y tocar sobre dos cañas bastante buenas cada tres o cuatro semanas, o hasta que veamos que ya han perdido cualidades. De esta forma es más fácil acostumbrarse a ellas. Aunque personalmente me gusta guardar las lengüetas que más me gustan para una ocasión propicia (ensayos, concierto, etc.). Si optamos por esta fórmula será interesante que antes de tocar con la lengüeta la probemos para acostumbrarnos a ella, ya que si está sin usar unas cuantas semanas o meses es posible que al principio no vibren como es debido.